BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA DE ILLESCAS

BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA
Navega por ella y déjanos tu comentario.
No te cortes y dinos si algo no te gusta.
No nos molestan las críticas constructivas.


jueves, 31 de marzo de 2011

RESUMEN TERTULIA DEL 17 DE MARZO DE 2011


             Estuvimos siete en el Hotel Real de la Plaza de los Hermanos Fernandez Criado a las 20h 40' del día citado.
            Atendiendo a la petición de Radio Illescas dedicamos la tertulia al “Judio errante de Illescas” partiendo de la página 65 del libro de Romo, pero dando lectura a la declaración que hizo para la Inquisición el llamado Luis de la Isla, que así se llamaba de nombre cristiano, que es el mismo que Abraham Abzaradiel, como le conocían los judios. El nombre de la leyenda proviene de sus increibles viajes a lo largo y lo ancho del mundo conocido, al hecho de haberse trasladado a Illescas siendo un niño, de donde salió para el exilio cuando la expulsión que hicieron los Reyes católicos, y al haber estado toda su vida “coqueteando” con los ritos judios de los expulsados de España donde se alojaba, pese a haberse hecho cristiano en Genova a comienzos del siglo XVI. Era hilador de seda y en Alejandría se quedó ciego (según los judios de allí, por haber traicionado su fe) siguiendo no obstante sus viajes hasta llegar a Toledo en a 1514.  Su ambigüedad religiosa le tenía inquieto y así solicitando una confesión que le absolviera de sus “judiadas”, un bachiller, también de Illescas, le recomendó que hiciera la declaración aludida que, pese a su carácter voluntario, le llevó a la carcel donde murió poco después a los treinta años de edad.
            La declaración en cuestión fué hallada por el erudito jesuita Fidel Fita en Valencia y la publicó a finales del siglo XIX. Aunque sólo sea por el nombre, enlaza con la antiquísma leyenda cristiana del “Judio errante”, tan popular que ha dado lugar a varias novelas e incluso películas. Una primera versión dice que fué el que fundió el becerro de oro al pié del Monte Sinai, cuando los diez mandamientos, y las otras dos se relacionan con la pasión de Cristo, y el tal judío sería un portero que le había empujado al salir del Pretorio, o bien alguien que le negó un vaso de agua, cuando iba con la cruz a cuestas. En todo caso, el individuo habría sido castigado a errar por el mundo hasta el día del Juicio Final, y se mantenía (y se mantiene) eternamente joven aunque sufriendo todo tipo de desdichas. La figura está relacionada en la realidad con la diaspora que sufrieron los judios poco después de la demolición del templo de Jerusañem, extendiéndose por toda la tierra y siendo en general mal admitidos por quienes han tenido que convivir con ellos a lo largo de la historia.
            Nuestra conversación aludió a la triste (con la mejor voluntad, pero triste) reproducción del acueducto llamado “puente de Matajudios” que fué enterrado al hacer la urbanización del noroeste       del casco, precisamente respondiendo a una sugerencia de la tertulia al Ayuntamiento, para que hiciera en torno a él una plaza que cambiara su nombre por el de “La Concordia”. Nuestra sugerencia recomendaba invitar especialmente al consul de Israel, convirtiendo el acto de la nueva plaza en un desagravio por el comportamiento antisionista que caracterizó buena parte de nuestra historia, y en general la historia de España.
            Discutimos la razón de esta antipatía y la curiosa forma de mantenerse como un colectivo separado de las vecindades donde ha habitado. Su religión no prohibía los prestamos con intereses (no admitido por la doctrina cristiana hasta la baja edad media, ni tampoco por el islamismo hasta la fecha) y ello explica que con frecuencia actuaran como banqueros o simples prestamistas, cuando no usureros,  cuya eliminación podría ser favorable para sus deudores.
            Se lanza la idea defendida al parecer por Wishental de que Colón era judio y que una de las finalidades de su viaje descubridor era establecer en las Indias, una comunidad de su religión. Lo cierto es que siguen siendo un grupo con mucha influencia en los medios de comunicación, aportándose que en el Congreso y Senado de los EE.UU. Hay sendos “lobbies” que se gastan un millón y medio de dólares cada uno para defender los intereses judios en el mundo y especialmente  en el Estado de Israel que por fin han conseguido crear sobre lo que fué “la tierra prometida” durante buena parte del Antiguo Testamento. Pese a él sigue habiendo muchas comunidades por el mundo con los caracteres de un pueblo sin estado algo parecido a lo que sucede con los gitanos.
            Se dice que la Diáspora se produjo por las luchas internas, las mismas que justifican las conquistas en América tanto en el caso de México, como en el del Perú, extendiéndonos bastante en cómo los vencedores hemos tergiversado esas dos gestas históricas. En el caso de la primera existe un texto de Bernal Díaz del Castillo que fué tomando nota como cronista oficial día por día, de la vida de Hernan Cortés. 
            Según habíamos previsto, hablamos un poco de las reliquias de los santos, partiendo del artículo publicado en el programa de fiestas del 11 de marzo, y manifestando nuestra extrañeza por la importancia que llegó a alcanzar en la iglesia su comercio, en parte cortado por el Concilio de Trento.
            Aprovechando su ausencia, hablamos de la posibilidad de organizar un homenaje a Francisco Romo por el esfuerzo ingente que ha representado su libro, que se ha convertido en un texto clave para la historia de Illescas. Relegamos el tema para cuando se publique el nuevo que con el título “Mas sobre mi querido Illescas” está ya en preparación por la Excma. Diputación.
            Aprovechando la presencia de Mariñas, le “tiramos de la lengua” sobre el libro que también está preparando sobre la guerra civil en nuestro pueblo. Dice que la toma de Illescas fué un momento de inflexión, pues coincidió con la marcha de Azaña al retiro de Benicarló, con la llegada de los primeros tanques de la ayuda rusa y con la primera parada de seis días en el paseo militar  que hasta entonces había sido el avance de la columna que había desembarcado de Africa. Se produjo un contrataque del ejército popular con 7.200 hombres que debería haber desalojado del pueblo a los 2.000 marroquies que lo habían  conquistado (parece que no puede hablarse de conquista pues la entrada fué sin resistencia) pero no fué así por unos motivos que conoceremos cuando el libro se publique. Hablamos de la figura de Vicent Rojo, buen cristiano que precisamente por serlo se consideró obligado a mantenerse fiel a la República a la que prestó eminentes servicios durante toda la guerra.
            Y dan las 22 h, y fieles a nuestra costumbre interrumpimos la reunión. Pagamos con cargo al fondo que había la consumición y me encargan que fije la fecha de la próxima tertulia. Como he retrasado demasiado el envio de este acta y la próxima semana es la Semana Santa, me permito convocaros para el martes 26 de abril a las 20h 30' en la sala de juntas de la Caja Castilla la Mancha, para seguir hablando de los temas que han  ido quedando incompletos. Os espero numerosos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario