BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA DE ILLESCAS

BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA
Navega por ella y déjanos tu comentario.
No te cortes y dinos si algo no te gusta.
No nos molestan las críticas constructivas.


domingo, 25 de noviembre de 2012

TERTULIA DEL 15 DE NOVIEMBRE 2012


Una tertulia mas debatida de lo habitual

Eramos doce al terminar la reunión, alguno menos al empezar, pues hubo quien se incorporó tarde, debidamente justificado. Estábamos como siempre en “las Cadenas”, donde habíamos empezado a las 20 h casi exactas.
El primer debate se produjo sobre la medicina occidental que fué calificada por alguien como sometida completamente a las empresas farmaceúticas. Por ello, en lugar de prevenir, solo cura por medio de medicinas elaboradas en lugar de utilizar métodos que han dado resultados en la llamada medicina tradicional.
Se produce una animada discusión, en la que abundan las anécdotas personales, criticando el grado de especialización a que se está llegando, de forma que parece que no preocupa la salud total del enfermo, sino solo la curación de la enfermedad que ha dado lugar a la consulta. Pero se hace notar que el aumento espectacular de la esperanza de vida de los países occidentales no para de aumentar, pese a la existencia de errores y problemas que sería inútil negar, como el caso reciente de la vacuna contra la gripe, que luego se demostró mucho menos peligrosa que lo previsto.
Esto lleva a la discusión sobre la eficacia de las vacunas que yo me permito calificar de infantil pues ahí están la viruela, el tétanos, la poliomielitis, etc, enfermedades prácticamente erradicadas... Y otra vez se me contesta sobre todo, con anécdotas personales.
La siguiente discusión se produce al considerar yo, que las afirmaciones contenidas en el capítulo segundo del libro de Romo “Historia de Illescas” no son creíbles, al apoyarse básicamente y sin dudar de su veracidad, en el texto de un curioso libro del siglo XVIII conocido abreviadamente (el título real ocupa dos renglones) como el “Sacro Paladión”. Fue escrito por un fraile que no merece el menor crédito pues se permite dar una fecha exacta de la creación del mundo, sobre la que se apoya para dar otra, también exacta (solo le falta dar el mes...) de la fundación de Illarcuris que asegura era nuestro nombre en la antigüedad.
Alguien alude a otro monje inglés del siglo XVI que también fijó una fecha exacta de la citada creación del mundo, y también a los curetes (personajes originalmente mitológicos) que según el Sacro Paladión fueron los fundadores, que habrían venido de oriente y desembarcado en Tartesos. Intento convencerle de la importancia de los datos científicos y en general sobre la posición de la ciencia de desconfiar de todo lo que no haya sido comprobado y confirmado por otras ciencias paralelas. También se habla de la introducción del cultivo del olivo en España que parece fue obra de los fenicios...
En mis notas aparece una que dice ”extraña leyenda de la pernoctación de Illescas”. No sé qué he querido reflejar con ella. Espero que en la próxima reunión alguno tenga mejor memoria que la mía.
Se aportan también fotocopias de un artículo de Pérez Reverte sobre el agradable sonido de las máquinas de escribir tradicionales, con el rápido teclear, roto periódicamente por el timbre del cambio de renglón, para “desacreditar” el cuasi silencio con el que se escribe en los ordenadores.
Se pasa después a considerar una cuidada página de Internet , llamada “Casa Montero” por el sitio del yacimiento, dedicada a una mina de silex prehistórica y cuya presencia externa es sumamente parecida a la de los campos de silos tan frecuentes en nuestra región. Y también da lugar a manifestaciones sobre la desconfianza en la ciencia, ya que en toda la página no se alude para nada a dichos hallazgos, estando tan cerca, ya que Casa Montero está en buena parte enterrada  bajo la M-50, cerca de Vicálvaro. Lo justifico diciendo que la página es más turística que científica y que lo que faltaría es estudiar si los que hemos considerado campos de silos no tenían también aquella finalidad, dada la importancia del silex como material para las herramientas de los primitivos.
Cambiamos de tercio, y dice Juan que ha comido recientemente con Bautista, un sobrino del último ordinario que tuvimos en Illescas. Le ha dicho que él acompañó a su tío en los viajes nocturnos en que se trasladaba a Madrid una vez por semana para llevar mercancías y hacer encargos. Hemos buscado la palabra en diccionarios e Internet, y no aparece mas que como adjetivo, mientras que la función que realizaba se asigna a los que llaman cosarios. Ordinario es lo contrario que extraordinario o excepcional y de ahí que hayamos pensado que podría tratarse de una concesión administrativa. Pero de momento no hay ninguna constancia. En Internet dedican un cierto espacio a ellos y los consideran como herederos de los “recoveros” que llevaban los huevos de gallina a las ciudades. Recogen una anécdota sobre el tratamiento que daban a los encargos que no habían depositado en dinero necesario para cumplirlos...
Nos dejamos llevar por los recuerdos: el grito callejero del mielero y del calero, la siringa del afilador, y Claudio, que venía periódicamente en tren e iba vendiendo tejidos por las casas.
Aludo a que una oyente de nuestra emisión radiofónica, me pidió habláramos de su abuelo, Villaseca, que se dedicaba a la artesanía de la madera tallando imágenes. E interviene Felix, que el mismo era ebanista y comienza a hablar de los distintos autónomos que trabajaron la madera en Illescas, Pichi, Pelayo, Macario y, como algo distinto, pues era original, José del Toro que muy recientemente ha hecho una imagen de Santa Beatriz de Silva para la Concepcionistas. Parece que los primeros fueron los apodados ”los Espíritus”, porque tenían el taller en el camino del cementerio viejo, que vinieron de fuera y enseñaron a los demás.
 A la vista de ello, propongo y se aprueba que hagamos un estudio de las industrias que funcionaron en Illescas hasta el 1970 pidiendo en la radio y a nuestros amigos, colaboración para redactarlo. Se citan, además de las cerámicas y las fábricas de sillas, estas últimas dando trabajo como barnizadoras a muchas mujeres, la fábrica de bolsos, la de gafas, de lejía, los laboratorios Guadalupe... En cambio, nunca que sepamos, se han fabricado en nuestro pueblo cacharros de barro, extraño dada la abundancia de buena arcilla.
Sobre la ladrillera Rial, cuentan que el propietario era un alemán, el Sr Koplovich que cuando ya mayor, paseaba por la fábrica y observaba alguien que no trabajaba, le daba un bastonazo, por el que luego le pedía perdón y le daba una peseta de aquellos tiempos... Así los obreros, cuando le veían venir simulaban zanganear, ya que el premio compensaba el castigo, nunca muy fuerte.
Planteo después la duda sobre el origen de los pequeños pinares que se repiten (salvo en Illescas) todo lo largo de la antigua carretera Madrid Toledo. He oído que podrían provenir de la Fiesta del Árbol, durante la II República, plantados por los niños de las escuelas para inculcarles el amor hacia ellos, pero no tengo noticias fidedignas. Alguien dice que podrían ser de Obras  Públicas para adornar la carretera a intervalos fijos. Y se piensa también que pueden ser de la época de la Dictadura de Primo de Ribera.
            Con ello nos dan las diez y después de pagar la consumición, yo hago constar que sigue habiendo en caja 4,50 €, y quedamos para el día 29, a las doce, en la Radio y para el jueves 13 de diciembre, a las ocho de la noche en Las Cadenas. Se os espera (incluso los que vienen faltando) numerosos.

1 comentario:

  1. Interesante esa tertulia, curiosidades y anecdotas en definitiva que seguro que os hace pasar el tiempo volando y con ganas de más.
    Por cierto la talla de santa beatriz, sin comentarios, demasiado color azul intenso.
    Saludos
    Pablo

    ResponderEliminar