BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA DE ILLESCAS

BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA
Navega por ella y déjanos tu comentario.
No te cortes y dinos si algo no te gusta.
No nos molestan las críticas constructivas.


martes, 9 de julio de 2013

TEMPLARIOS: Apunte sobre la Tertulia Radiofónica del 27-06-2013

Recojo el testigo que me entrega el contertulio Fernando Elena, en el sentido de que debía documentar algo más mi intervención en la Tertulia Radiofónica del  27-06-2013, acerca de la orden militar mas conocida y a la vez mas hermética que es la de Los Templarios, cuya historia me apasiona.
He utilizado varias fuentes pero tengo que reconocer que para mí, resulta un libro de referencia el escrito por Michael Baigent (Psicólogolo,  nacido en Nueva Zelanda en 1948), Richard Leigh (Historiador, Nueva Yersey, 1943) y Henry Lincoln (Escritor, Londres, 1930) y que no es otro que El Enigma Sagrado, publicado por primera vez en Londres en 1982 con el titulo The Holy Blood and the Holy Grail. Libro que recomiendo a todos y en el que se cuenta el trabajo de investigación de sus autores realizado durante varios años.
Según el historiador de origen francés Guillermo De Tiro y nacido en Jerusalén, (1130/1185), que fue arzobispo de Tiro y escribió entre 1175 y 1185 sobre las cruzadas en su máximo apogeo. Relató los hechos 50 años después de que se produjeran, por tanto utilizó la información que le relataron de 2ª o 3ª mano pues entre 1127 y 1144, no hubo cronistas occidentales en Palestina y por tanto Jerusalén.
Cita Guillermo que la “Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y el Templo de Salomón”, se fundó  en 1188 por Hugues de Payen (Noble de la Champagne francesa).
Dicha fecha es la que se considera como la creación de Los Templarios, en la que gobernaba Jerusalén Balduino I  y que había sido conquistada 19 años antes por su hermano Godofredo de Bouillón.
Sin ser requeridos para ello,  Hugues  (Hugo) y ocho de sus camaradas se presentaron en el Palacio de Balduino, que les recibió cordialmente y lo mismo hicieron con el líder religioso del nuevo reino y emisario especial del Papa.
El objetivo de los templarios, fue velar por la seguridad de los caminos y en especial la de los peregrinos a Tierra Santa.
El Rey les cedió un ala de su palacio y a pesar de su juramento de pobreza, se instalaron en tan lujoso alojamiento.
Durante nueve años no aceptaron nuevos miembros y lo curioso es que el historiador oficial del Rey, llamado Fulk de Chartres, que escribió durante los años en que se produjo la fundación, no relata nada acerca de ellos ni de su protección de los caminos.
Lógicamente nueve caballeros  no suponían una fuerza suficiente para realizar la custodia que se habían encomendado.
No obstante, en una década su fama se extendió por toda Europa y tras un auge espectacular y un poder casi sin límites, en 1306 Felipe IV de Francia (El Hermoso) deseaba limpiar su territorio de templarios y basándose en la información facilitada por un infiltrado en la Orden, redactó una lista de acusaciones contra ellos y aprovechando el nombramiento de su protegido el arzobispo de Burdeos como papa, que tomó el nombre de Clemente V;  consiguió que el viernes trece de          
Octubre de 1307, los ejércitos del Rey y del Papa,  obedeciendo una orden expresa y secreta de ambos, llevaron a cabo el apresamiento de la práctica totalidad de los templarios, el cierre de sus preceptorías  y  se confiscaron todos sus bienes.
Muchos se resistieron y fueron masacrados y quemados, otros  torturados para arrancarles confesiones extrañas y estrafalarias,  con el fin de documentar y dar legalidad a las acusaciones en las que se basaron para decretar su detención.
Parece que, en general, su resistencia fue pasiva pues hay muchos datos que inducen a pensar que  recibieron algún tipo de advertencia. Por ejemplo: Poco antes de las detenciones, el ultimo Gran Maestre, Jacques de Molay (Jacques Bernard de Molay, nacido en Borgoña, Francia, entre 1240 y 1244), hizo quemar muchos de los libros y las reglas de la orden y  cursó una nota oficial a todas las receptorías de Francia haciendo hincapié en que no se diese a conocer ninguna información relativa a las costumbres y rituales que  practicaban.
Finalmente y tras resistirse durante un tiempo, el Pontífice cedió a las presiones del  Rey y en 1312 la Orden de los Caballeros Templarios fue disuelta,  sin que jamás se pronunciara un veredicto concluyente de culpabilidad. En marzo de 1314, el Gran Maestre Jacques de Molay y Geoffroi de Charnay, preceptor de Normandía, fueron asados vivos a fuego lento.
Con su ejecución, los templarios desaparecieron ostensiblemente del escenario de la historia. Sin embargo la orden no dejó de existir pues fueron muchos caballeros los que lograron escapar, quedaron en libertad o  fueron absueltos.
Al principio fueron bien acogidos en Inglaterra por Eduardo II, aunque mas adelante cedió a la presión del rey de Francia y del  Papa y cumplió sus exigencias, aunque con tibieza y prácticamente los templarios se libraron prácticamente de la persecución.  Se diseminaron por parte de Europa y al igual que Inglaterra también Escocia fue un buen refugio.
En España nos encontrábamos en plena lucha contra el invasor musulmán  y en la Reconquista, muchos se enrolaron en la Orden de Los Caballeros Hospitalarios sin que las autoridades españolas pusiesen mucho interés por saber la procedencia y el pasado de estos caballeros que luchaban a su lado.
Hasta aquí mi relato sobre esta orden militar en torno a la cual y dado el ocultismo acerca de su extraña creación, su rápido crecimiento, el poder que consiguió almacenar  y su no menos extraña desaparición,  se  han producido infinidad de historias  y leyendas pero eso será motivo, quizás, de  otro relato.      



3 comentarios:

  1. SONETO A LA TORRE DE STA, MARIA DE ILLESCAS


    Tal vez haya tierras con más encanto
    y esplendor, que esta que nacer me viera,
    más no hay otra, expresar mi sentir quisiera,
    que ahonde en mi ser hasta aquel primer llanto.

    Trigales y olivos urden su manto
    sobre este feraz campo y dondequiera
    que mire, te veo, allá, inhiesta y altanera,
    hendir la hontananza con tu quebranto.

    Vertical espolón hacia los cielos,
    que a los siglos y al viento das porfía
    y fiel testigo de gozos y duelos.

    De aquellos que crearon tu geometría
    con la arcilla de los sagreños suelos,
    el mudejar y su fe en Sta, María.

    ResponderEliminar
  2. Como puedes apreciar desconocido amigo, no hemos tenido inconveniente en aceptar tu soneto en nuestro blog, y con el mismo placer aceptaríamos tu presencia en nuestras tertulias que reanudaremos el segundo jueves del mes de Septiembre a las 8 de la tarde en el bar Las Cadenas. Anímate, y pasa un rato con nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Dobles gracias he de dar a esta tertulia de altruistas damas y caballeros; las primeras por haber publicado este soneto que no mereció hueco en el Libro de Fiestas y, las segundas, por la invitación para departir y compartir vuestras tertulias.
    Saludos.

    ResponderEliminar