BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA DE ILLESCAS

BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA
Navega por ella y déjanos tu comentario.
No te cortes y dinos si algo no te gusta.
No nos molestan las críticas constructivas.


miércoles, 18 de diciembre de 2013

RESUMEN TERTULIA DEL 12 DE DICIEMBRE DE 2013

¡¡ Una joven nueva!! Y un maremágnum regular: Tertulia del 12 de diciembre de 2013, última del año.


          La joven nueva se llama Yolanda y su presencia  creo que animó a Cristina que estuvo presente todo el tiempo que su trabajo le permitía. Mercedes vino también al principio para invitarnos a ver su Belén y excusarse, pues su farmacia estaba de guardia. En cuanto a Mariví tuvo un papel activo y destacado enfrentándose a algún otro con energía. Que me perdonen los varones pero hay que cuidar la paridad... y estamos aún muy lejos.
          Éramos nueve a las 20h 05', llegamos a ser trece en algún momento y quedábamos diez cuando se acabó la sesión. Se excusó Jose María por hacer de abuelo activo y Juan José apareció tarde un rato y se volvió a marchar. Las conversaciones cruzadas fueron frecuentes...
          Emilio había aportado un trííptico referido a los templarios que no llegó a verse. Y también una foto colectiva de los párvulos del colegio de las Monjas cuando él y Romo iban a él. Muchas cabecitas sobre el blanco de los babis...
          Antes de empezar Miguel Angel da lectura a la reproducción del “Boletín Histórico” del año 1988, en que se recoge una crónica del Marqués de Villena referente a Illescas y escrita en 1507, para demostrar que en esa época aun estaba en pié el alcázar.
          Pasamos después a comentar el capítulo IX del libro de Romo que recoge las cuatro ocasiones en que nuestros antepasados quisieron liberarse del señorío del Cabildo de la Catedral. Mi tocayo da lectura al curioso interrogatorio al que fué sometido Martín Pérez que los representaba ante el rey Alfonso VII, en Medina en el 1302, sin que logremos discernir que se pretendía con él, salvo confirmar la situación que se pretendía terminara.
          Incidentalmente se plantea cual sería en castellano el verbo contrario a “excomulgar”, es decir, cuando vuelve a admitirse en el seno de la Iglesia al que había caído en entredicho. Nadie [1] puede aportar una respuesta convincente.
          Plantea Miguel Angel la relación entre las aventuras del illescano de adopción (había nacido en Buitrago) Luis de la Isla que narró al tribunal de la Inquisición un impresionante viaje por todo el mundo conocido, poco antes de morir en la cárcel a los 30 años de edad con la leyenda del “judío errante” que, basada en un incidente (no recogido en los evangelios) de la pasión de Cristo, parece que estaba condenado a errar también por los mismos sitios cada mil años, en expiación de aquel incidente. Se le hace ver que lo primero está plenamente documentado, mientras que la leyenda (más bien, las leyendas, pues hay varias versiones) son sólo eso: leyendas.
          Ahora Miguel Ángel expone su opinión (basada en una Revista de Santander cuya referencia  no llega a localizar en sus papeles) de que el Greco no había puesto precio a sus cuadros en la oferta para el nuevo santuario de la Caridad, dando lugar después al pleito de todos conocido, pues en aquel momento su prestigio profesional estaba ya en declive. Le contesta Felipe diciendo que la Fundación elegía los mejores artistas para sus trabajos, mientras que Fernando recuerda que el historiador que dio aquí una bien documentada conferencia en el ciclo reciente sobre el Greco, se atrevió a comparar la relación entre Fundación y artista a la que hubiera tenido el Club Deportivo de nuestra villa contratando a Messi...
          Antes de cerrar el apartado del libro de Romo, se comenta el juicio sobre nuestras demandas de cambio de señorío que, una de las veces, planteamos a Fernando IV quien, fallando en nuestra contra, rebajó no obstante las cantidades que veníamos aportando como impuestos. Pensamos que esta inquietud de nuestros antepasados por liberarse de la Iglesia de Toledo debía tener su base en un cierto abuso por parte de ella, en los derechos fiscales.
          Como el libro habla de la importancia de la Aljama de Illescas, Emilio aporta que antes de la guerra, hubo una avioneta de cayó averiada en la zona del arroyo de Matajudíos, accidente del que se conservan fotos en las revistas de la época. También se intenta descifrar la frase del rey Alfonso XI que aparece en la página 57 del libro de Romo que falla: “el señorío real de Illescas es mío y el episcopal del arzobispo, dean e iglesia de Toledo”. Se sugiere podría ser que recordaba el origen de las facultades concedidas, por su voluntad, a la Iglesia...
          Y pasamos al tema de los tres kioskos que sucesivamente hubo en la plaza Hnos. Fernández Criado donde se produce un enfrentamiento entre Mariví (que ha aportado un mensaje de Internet  muy documentado, enviado después de todos) y Miguel Ángel que vivía cera de las zonas aludidas, y dice no recordar el bar cercano al baile del Pósito, a que alude Marivi, en la calle de la Rosa esquina a Pedro Gumiel. Había, dice, una tienda a la “que yo iba a comprar cuando me mandaba mi madre” pero nunca hubo un bar. A falta de otros recuerdos se cierra la discusión sin acuerdo.
           Da también el detalle Mariví de la gran tormenta coincidiendo con el día segundo de la Feria  de Illescas en el año 1969: obligó a trasladar los toros al domingo siguiente interfiriendo en la boda de su hermana, cuyo séquito tuvo que saltar por las talanqueras y los carros para asistir a la ceremonia...
          También corren por la tertulia varias páginas de la “Tribuna” de Toledo  sobre el Greco que aportó Antonio en la reunión pasada, sin que hubiera ocasión tampoco ahora de comentarlas, si bien Antonio, [2]el de Correos, recomienda vayamos a visitar el “Expolio” recién restaurado y expuesto en el Prado, a una altura más cercana que en la Sacristía de Toledo, descubriéndose valores ignorados antes.
          Doy lectura a una página del BOE por la que se aprobaba la Fundación “Dote de Engracia la modista” financiada por D. Lope Chiron con 125.000 pesetas para dotar a chicas de Illescas, preferentemente hijas de modistas.  También a otro documento que da cuenta del “valor que tenía antes de su demolición por las tropas francesas en 1809, el convento extramuros de Illescas, titulado de San Cosme y San Damián”. Aporta pues la fecha en que cayó y el nombre que tenía. Miguel Ángel pregunta si en dicho convento no existían también algunos cuadros del Greco, contestándole Felipe que no hay constancia de otras pinturas que las de la FUNCAVE. Por  último aludo al relato de la muerte del párroco D. Tomás en el 1936, según la versión de D. Lope en su día,  a una revista de la diócesis que la ha publicado en 2009.
          Abandonando otros temas de los que se habían sugerido previamente, y ante lo avanzado de la hora, recuperamos el encargo de la Radio de proponer nombres para los parques que hay en Illescas. Como criterios, también sugeridos por el Ayuntamiento, se marcan: Nombres neutros desde el punto de vista político o religioso, nombres con un cierto sentido ecológico, cuando sea posible, nombres fácilmente reconocibles por la gente que venga ya utilizándolos, y nombres cuya justificación pueda explicarse.
          En todo caso sería una primera sugerencia, corregida por la intervención popular y con la decisión definitiva municipal. Y empezamos por el noroeste del mapa:
Nº 1.- El situado en las calles con nombres del Quijote, paralelo al camino de Ugena: Parque Cervantes en honor al autor de aquel libro.  
Nº 2.- El situado en la calle de Andalucía: Parque Andalucía para su más fácil ubicación.
Nº 3.- El de forma alargada situado entre Dulce Chacón y calle La Fuente: Parque de las Letras, por estar situado en una zona con nombres de escritoras.
Nº 4.- Prolongación del anterior hasta calle Manos Unidas: Parque de los Libros, por estar las calles de alrededor dedicadas a escritores.
Nº 5.- Prolongación del anterior hasta calle del Boquerón: Parque del Tejar, por haber estado por allí el barrero de la ladrillera Rial.
Nº 6.- Resto de la zona lineal  que venimos siguiendo, desde calle El Boquerón hasta calle del Cauce: Parque de los Nobeles por haber recibido este premio de Literatura los titulares de dos de las calles adyacentes, Paz y Saramago.
Nº 7.- Cambiar el nombre actual del parque la Viñuela 2, por el de: Parque del Tío Braulio por estar situado en el cauce ancho del arroyo del tío Braulio llamado así durante más de 50 años.
Nª 8.- El situado  rodeando el cementerio antiguo por el sur y el este: Parque del Prao por estar en la bajada hacia la zona de huertas que llamábamos así, incluida su pronunciación vulgar
Nº 9.- El situado en un fuerte talud a la izquierda de la calle Sabatini: Parque de la Escuela,  por terminar enfrente del nuevo colegio de la calle Bramante.
Nº 10.- Un trozo triangular a la derecha de la calle (casi un bulevar, la más ancha de Illescas) de Rodrigo Carrasco y Gallego: Parque de la Cañada, por que discurría aproximadamente por allí la que iba a Alameda.
Nº 11.- El situado a la izquierda de la calle Alameda, antes de cruzar el ff.cc.: Parque de la Petanca,  por haberse instalado allí una pista para este deporte.
Nº 12.- El situado, ya claramente en el este de la villa, entre la vía del ff.cc. y un conjunto de chalets sobre la N-401: Parque del Huerto,  por estar muy cerca de donde estuvo la finca de este nombre y antes el convento de Franciscanos derruido por los franceses en 1809.
          Y un poco agotados ya, por la dificultad de localizar las zonas verdes de las que hablábamos en el mapa de Illescas, y cuando daban las diez de la noche, interrumpimos la sesión prometiendo completar la propuesta (parece que hay 25 parques) de dicha nomenclatura en la próxima reunión.

Próxima reunión el jueves 9 de enero de 2014 a la hora y lugar habituales. La emisión en la radio, el 26 próximo. 



[1]    No he encontrado otro verbo que “levantar la excomunión”, pero probablemente habría que ir al derecho canónico donde debe figurar el procedimiento correspondiente.
[2]    Hemos descubierto que se llama Jose Antonio. Ese será el nombre que empleemos para distinguirle de Antonio el abogado.
                                      Fernando Elena, diciembre 2013

1 comentario:

  1. Al igual que Fernando Elena, tampoco he encontrado vocablo para definir "el regreso al redil del excomulgado". Nuestro tertuliano Félix ha preguntado a su hijo, doctorado en teología, y tampoco nos confirmado la existencia de tal vocablo o verbo. Seguiremos indagando.

    ResponderEliminar