BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA DE ILLESCAS

BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA
Navega por ella y déjanos tu comentario.
No te cortes y dinos si algo no te gusta.
No nos molestan las críticas constructivas.


domingo, 24 de agosto de 2014

OTRO EXPOLIO DE NUESTRO PATRIMONIO

He tropezado con este artículo del  Blog Viajeros  y me ha parecido lo suficiente interesante para subirlo a nuestro blog, ya que en muchas de nuestras tertulias tratamos temas de índole parecidos que tratan sobre el poco aprecio que demostramos a nuestro riquísimo patrimonio, ansiado desde el exterior.


El monasterio español de Miami: la historia de un expolio
Miami acoge a un emigrante español con más de nueve siglos de antigüedad, el monasterio de Saint Bernard de Claivaux. Hoy, es eminentemente un centro de celebración de bodas y banquetes, y también dedicado el culto.
Monasterio de Saint Bernard de Claivaus
Dicen que la historia turística mundial se ha forjado, en muchos casos, a base de expolios y saqueos patrimoniales y artísticos; dicen que son demasiados los monumentos que visitamos en un lugar en el que realmente no deberían estar, un lugar al que nunca deberían haber ido a parar. Esto ha ocurrido en todas las épocas y en todos los sitios que podamos imaginar. Detrás de cada uno de estos despojos –pocas veces autorizados– siempre hay varios nombres propios.
En Viajeros Blog queremos centrarnos en Arthur Byne y William Randolph Hearst; arquitecto y excéntrico coleccionista de obras de arte, respectivamente. Ambos son culpables de que tengamos que trasladarnos hasta Miami para poder visitar un monasterio que fue construido en Sacramenia, provincia de Segovia.
Fotografía del Claustro
Historia
El monasterio de Saint Bernard de Clairvaux fue fundado en 1141 por Alfonso VII de León. De estilo románico, fue construido como parte de la abadía cisterciense (es decir, de la orden católica del Císter) de Santa María la Real de Sacramenia. Dedicado en un primer momento a la Virgen, fue entonces denominado monasterio de Nuestra Señora Reina de los Ángeles. Su actual nombre proviene de su posterior venta a los monjes cistercienses, que habilitaron el edificio como hogar de frailes y religiosos durante más de 700 años. No obstante, la cierta calma en la que estos estaban inmersos se vio perturbada con las desamortizaciones de Mendizábal. Esta expropiación forzosa puso el monasterio en manos de un terrateniente que lo transformó en establo y granero.
Un siglo más tarde, en 1925, los nuevos dueños lo malvendieron, al precio de 500.000 dólares (unos 365.000 euros) al poderoso norteamericano William Randolph Hearst. Éste autorizó a Arthur Byne, arquitecto a su servicio, a desmantelar piedra por piedra el monasterio y trasladarlo hasta Miami (Florida). Así, 11.000 cajas numeradas cruzaron el charco para no volver. 
El Claustro fue desmontado junto con la sala capitular y el refrectorio para partir hacia EEUU
Sin embargo, su construcción no fue inmediata. El monasterio desmembrado quedó olvidado en un almacén del Bronx hasta 1952 por dos razones: la cuarentena declarada al cargamento con motivo de la epidemia de la fiebre aftosa que Segovia sufría por aquellos años, primero; y los apuros económicos que Hearst atravesó, después. De esta manera, serían los señores Edgemon y Moss quienes rescatarían a aquellas piedras del olvido para darles un uso turístico. No sin antes resolver un difícil y costoso rompecabezas, un  puzle a gran escala.
Actualidad
Hoy en día, esta abadía de la iglesia episcopal es anunciada como el   “edificio más antiguo del hemisferio occidental”.  Si bien es cierto que ahora se ha convertido en un centro protestante situado al norte de  Miami Beach,  fundamentalmente dedicado a la celebración de  bodas y banquetes nupciales.  Nos llama la atención que la  misa de los domingos  pueda escucharse en inglés (a las 8:00 de la mañana) y en español (a las 12:15 del mediodía). También resulta curioso que haya sido –y sea– escenario de numerosas series de televisión, spots publicitarios e incluso videoclips. Son muchas las actividades que se realizan en este monasterio, tales como voluntariados o desayunos solidarios; creciendo en número y siendo mucho más variadas con la llegada de la Semana Santa.
El comedor de los monjes fue transformado en Capilla para celebrar ceremonias nupciales
Aún teniendo un interés comercial reseñable, no debemos olvidar su valor histórico, ni dejar de visitar sus jardines tropicales, estatuas, escudos (castellanos, por supuesto), columnas y arcos… siempre teniendo en mente el contraste que este claustro supone en una ciudad tan ajetreada como Miami, con sus largas playas y altos rascacielos.
Precios y horarios de visita
Podremos visitar el monasterio de lunes a Sábado de 10:00 a 16:00, y domingos de 11:00 a 16:00. La entrada cuesta  8 dólares para los adultos  (algo más de 6 euros); 4 dólares para niños, estudiantes, tercera edad y miembros del ejército (unos 3 euros); y gratis para los menores de 4 años. Aun así es importante que llames con antelación para asegurarte de que permanecerá abierto al público, puesto que la celebración de eventos privados puede suponer que lo cierren sin previo aviso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario