BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA DE ILLESCAS

BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA
Navega por ella y déjanos tu comentario.
No te cortes y dinos si algo no te gusta.
No nos molestan las críticas constructivas.


miércoles, 31 de diciembre de 2014

RESUMEN TERTULIA DEL 11 DE DICIEMBRE DE 2014

¡¡¡ Recordad: la tertulia del 9, empieza en la Biblioteca. !!! 

Otra reunión casi biográfica: Pelayo el tallista. Lo que hicimos en la tertulia del 11 de diciembre de 2014


            Fuimos diez en el pub “Las Cadenas”,  incluyendo en la primera parte a Pelayo Oporto, en la reunión del día de la fecha. Hemos puesto “el tallista” por ser esta la actividad más brillante de nuestro conciudadano,  pero no debemos omitir desde ahora el papel que jugó en las diversiones de los illescanos durante varios decenios.
            Sólo los más viejos nos acordamos del “Cine de Encarna”, su madre, al lado de la plaza de Colón, en el que Pelayo todavía un niño, colaboraba en la proyección de las películas y tenía que hacer frente a las reclamaciones de los espectadores cuando por las limitaciones del proyector, o por otras razones, se perdía el sistema de sonido. También vendía las entradas e intentaba luego mantener un cierto silencio en el gallinero, el piso de arriba donde los más pequeños comíamos pipas de girasol sentado en largos bancos de madera. Los días de trabajo, ayudaba a su madre vendiendo frutas por las casas con una carretilla. Tenía 10 años.
            Ya por entonces colaboraba como aprendiz en el taller de Macario, aunque su alta como artífice de la madera se produjo a raíz de su permanencia en el Ejército del Aire, en Alcalá de Henares, donde empezó haciendo favores a sus compañeros fabricando pequeñas cajitas de regalo y terminó siendo seleccionado por los oficiales que le destinaron a los talleres donde aprendió a tallar figuras.
            Pero la parte más divertida de su historia es su periodo de contratista del baile propiedad del Ayuntamiento, que se llamaba el Pósito, en la calle del mismo nombre, donde actualmente está la Central de Teléfonos. Parece que en la subasta donde se adjudicaba el uso del local, sin reflexionar mucho, y desde luego sin tener el dinero, se arriesgó a pujar a voces, con 1000 pesetas de entonces. Parece que cuando el Secretario D. Octavio le llamó a la mesa para formalizar su oferta, pretendió zafarse diciendo que era en broma. Le dijeron que las bromas no valían allí y le dieron un plazo para que aportara lo ofrecido. Pidió un préstamo a alguien que se dedicaba a ese tipo de favores y con ello consiguió abrir el local.
            A la entrada tenía lo que se llamaba el “ambigú”, un pequeño bar, de entrada todavía gratuito, en el que los mozos podían ver la animación que había en el interior. Un gran salón encalado, con el suelo de cemento bruñido y bancos, también hechos de cemento, todo alrededor menos donde estaba el pequeño escenario para la orquesta, donde se sentaban las madres de las muchachas para comprobar su comportamiento en la “pista”. A veces, cuando éstas se ausentaban dejaban a Pelayo en su tarea de vigilancia e incluso le decían la hora a la que debían mandar a su casa a las muchachas. Se valía para ejercer su autoridad, también en el caso de los que bebían demasiado, de la prohibición de entrar al baile durante un determinado número de domingos según la gravedad de la infracción.
            Todos estos detalles se fueron perfilando con la participación de los contertulios y lamentamos que el espacio nos impida dar más detalles, por ejemplo, los nombres rimbombantes de las orquestinas que Pelayo recordaba, dando incluso el tipo de música que era su especialidad. Hago observar, como antiguo usuario del local, que yo prefería bailar con los discos del “picú” (pick up), normalmente de mayor calidad artística,  pero la mayoría de mis vecinos reclamaba las orquestinas de cuatro o cinco músicos.
            Mientras tanto seguía  Pelayo con el cine y comenta que durante las fiestas tenía sesiones hasta la madrugada de forma que los forasteros pudieran esperar allí los medios de transporte a sus pueblos. Como estas actividades eran para los días de fiesta, seguía trabajando en talleres de madera perfeccionando su arte que pronto empezó a explotar por su cuenta, primero en un taller escuela en el que formaba a los muchachos interesados, y luego  haciendo y vendiendo imágenes, carrozas de procesión, bustos, escudos e incluso retablos completos que le dieron merecida fama en la comarca.
            Yo aporto datos de mi visita a su casa donde sigue teniendo, pese a su edad, un estudio donde sigue tallando madera y una especie de pequeño museo de realizaciones al tiempo que numerosas fotos que recuerdan las etapas de su vida. Tiene realizado un magnífico video que recoge los distintos momentos de la elaboración del retablo de la parroquia de Villaluenga, tanto de las labores de talla y dorado como las de instalación en la iglesia.
             En cuanto a Illescas, presume de haber hecho la peana de la imagen de la Virgen de la Caridad que había sido comida por la carcoma que luego se encargó de forrar con las láminas de plata que tenía la antigua. También los seises le encargaron la vigilancia de la restauración del retablo mayor de El Greco que se realizó hace no mucho tiempo. No ha conseguido despertar en sus hijos su amor por la talla si bien siguen haciendo trabajos de carpintería.
            Aportó el texto de una entrevista que le hicieron hace doce años bajo el nombre de “Artesanía El Greco” y un folleto también de la misma época con la historia de su vida, en la que destaca una dedicatoria a su madre. Ambos pasarán a la documentación de la Tertulia en nuestro rincón en la Biblioteca.
            Sobre las nueve, Pelayo nos abandonó (no había avisado a su mujer) y la tertulia recobró su rutina habitual.  Comentamos que junto con Pepe del Toro, Villaseca y el Pichi, Pelayo merecía más reconocimiento que el que se le concede en el pueblo.
            Emilio aporta una serie de fotos y dibujos de tamaño Din A-4, algunos ofreciendo vistas de Illescas no habituales. Los vamos viendo y nos promete fotocopias. Antonio aporta varios ejemplares de la Tribuna de Toledo, con artículos sobre El Greco (ya estos textos forman un conjunto extraordinariamente valiosos sobre la vida del artista) y de algunos posibles destinos turísticos. Destaco como nuevos en la región las ruinas de la Motilla del Azuer, castillo y pozo de la Edad del Hierro, cerca de Ciudad Real, y las ruinas de la ciudad bereber llamada Vascos, desaparecida en el siglo X,  junto al pueblo del Puente del Arzobispo. También, en una, sobre la procesión del Corpus de Toledo hay una foto de nuestra contertulia Mercedes Rodríguez (con mantilla) rodeada de infanzones.
            Miguel Angel corrige el acta anterior: él no habló para nada de preservativos y lo que sí dijo es que Illescas por su categoría, tuvo que tener en la edad media un lupanar que por entonces se abrían por concesión real. Como también presumió de estar haciendo una lista de acontecimientos históricos, le encargamos que complete con datos de Illescas, unas cronologías desde el siglo XII hasta la actualidad que hemos encontrado en un libro sobre viajeros extranjeros por Castilla La Mancha y que en dicho libro se refieren solo a España  y nuestra región y que podrían ser una ayuda a la memoria muy clara y eficaz.
            Del mismo libro leemos unos párrafos del embajador de Marruecos en el siglo XVII que afirma que nuestro pueblo estaba habitado por nómadas, y en cambio no cita para nada la torre mudéjar que debió sin duda llamar su atención. Por último, en el mismo texto hemos encontrado varias reivindicaciones de la Santa Junta que regía el levantamiento de las Comunidades en el siglo XVI. De su lectura se deduce que no se les puede juzgar fuera de su contexto, pues si bien en algunas eran claramente democráticas, otras eran “pataletas” de los nobles a los que había menospreciado Carlos I. (1) El libro contiene ilustraciones entre las que hacemos ver un grabado de la torre de Illescas, bastante realista y que incluye a su pié dos pequeñas escenas muy representativas de la vida local.
             Juan nos muestra en su “tablet” las fotos que ha hecho de las grandes piedras esféricas de granito en un vertedero del oeste del pueblo. Tenemos curiosidad de saber su procedencia ya que por su tamaño, cantidad y material son excepcionales como “cantos rodados”. Esta observación es la primera que hacemos ansiosos de terminar con varios temas pendientes. Enumero a continuación algunos otros:
-Se recogen voluntarios para participar en una emisión de Radio Castilla La Mancha, el próximo día 13, en representación de la Tertulia.
-La instalación del Rincón en la Biblioteca, está prácticamente terminada. Hay que destacar el trabajo invertido por Juan y el dinero que ha costado el material que él y yo hemos ido aportando. Para que los contertulios puedan conocerlo, el comienzo de la reunión de enero lo tendremos en la Biblioteca, recordándolo a todos en la convocatoria.,
-Se da lectura a la carta que dirigimos a los Infanzones y de la copia que se ha hecho llegar a la FUNCAVE. No ha habido respuesta.
-Comentamos favorablemente el resumen de los 20 años de la Tertulia, que se cumplen el próximo, que ha elaborado Juan incluyendo alguna foto.
-La situación del nombre de la Cabeza que se recoge en las Relaciones de Felipe II  de  Carranque, del que nadie aporta datos: Miguel Angel dice que en las Relaciones de Hernando Colón hay alusión a un cerro que se llama asi, pero estaría situado mucho mas al este, en las cercanías de Torrejón de Velasco.
-Tengo una nota aludiendo a la aportación de Julián sobre un libro de 1822, en relación con “visita de I.M. Cuevas, Filosofía de la elocuencia. La madre de Oeo (sic)” cuyo contexto no soy capaz de recordar. Se ruega aclaraciones en la próxima reunión.
-Recojo impresiones de mi visita a la Exposición Arte y Oficio de El Greco: se hicieron grabados de algunos de sus cuadros para comercializarlos como estampas pías y nuestro retablo está considerado como el mejor de los que hizo el artista.
-Dudas sobre la situación del posible convento de mercedarios, pues en un libro ya comentado se le  sitúa extramuros) (2).
-Fotos enviadas por Juan de un parque que al parecer existe en el sur del pueblo, cerca de donde se ubicaba la perrera municipal, en un cerro sobre la autovía, que merece verse.
-La diferencia entre el IV y el III centenario de El Greco. Frente a la exuberancia de este, del anterior hemos encontrado un pequeño opúsculo que recoge la humildad que se estilaba en 1914. (como nota curiosa, el propio librito, decía que estaba prohibida su venta).
-Otras notas mías sobre el desarrollo de la reunión cuyo sentido no recuerdo: “Una boda de una chica a la que fue Fernando, una descendiente de cardenal y nos lo enviará”.  Nuevamente pido aclaraciones en la próxima.
            Pese a la aceleración que dimos a los temas al final, quedaron algunos de los previstos en el tintero, pues a las veintidós horas en punto levantamos la sesión.

                                                                 o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

    [1]).- Las principales reivindicaciones de los comuneros de Castilla. En número de 14, que se adjuntan escaneadas, están recogidas en VILLAR GARRIDO,  Angel Viajeros por la historia.
Extranjeros en Castilla La Mancha. Servicio de Publicaciones del Gobierno de Castilla la Mancha, Toledo 1997, 400 páginas dentro del relato del viaje por nuestra región escrito por el inglés José Townsend en 1791. Dicho libro, prestado por Antonio, recoge trozos de diecinueve viajeros desde el siglo XII (un geógrafo  árabe) hasta el XX nada menos que el alemán Rilke. Contiene para cada siglo una cronología tanto de España como de Castilla La Mancha, que he fotocopiado por su posible utilidad. Casi todos los relatos se centran en Toledo.
                Sólo dos contienen alusiones a Illescas: el de  A. Navagero, un veneciano del siglo XVI y el de un embajador de Marruecos del XVII. El primero sólo dice que Illescas era un buen pueblo a seis leguas de Madrid (iba de camino a Toledo), y el segundo, en cambio nos dedica un largo párrafo que, por peregrino, no me resisto a transcribir:
            Illescas. El primer día de nuestra salida de Madrid pasamos la noche en un pueblo que llaman “Quchqaha” (Illescas). Era una de las metrópolis célebres del “aduah”; la ciencia y la inteligencia habían fijado allí su morada. No es hoy más que un pueblo de nómadas. Se ven allí algunos vestigios de antiguas construcciones islámicas, tales como la puerta por la que  entraban, cuando la villa estaba habitada por musulmanes. Pero hoy sus habitantes son más bien nómadas que sedentarios. Entre dicho pueblo y la ciudad de Toledo hay veintiuna millas.”“ (Página 132)
                                                                                                                         
                                                            
   2).- Releyendo un libro ya comentado “La población de la Sagra en la época de los Austrias”  de Sánchez González, hemos visto en su página 170 que en Illescas había en el siglo XVI tres conventos, dos de frailes con 46 y 13 monjes y “otro intramuros con 5 profesas, aunque quince años antes contaba con 40.” Si el convento de las monjas “encerradas” estaba entonces intramuros, ¿dónde podía estar el segundo convento de frailes? Los franciscanos (probablemente, el más numeroso pues tenían estudios de teología) si sabemos que estaba fuera de la muralla por el norte. Los datos que tenemos del de la calle Tirso de Molina le sitúan dentro del  casco. ¿O es que el trazado de la muralla por el sur estaba más retranqueado de lo que pensamos?
                                                                                                                                                     


Vuelvo a recordar a todos que el día nueve de enero debemos ir a la Biblioteca (el Rincón de la Tertulia) antes de venirnos, ya juntos, a las “Cadenas”


Fernando Elena Díaz

2 comentarios:

  1. ¡¡ATENCION QUIENES NOS SIGAN!!
    Fernando Elena se equivocó al anunciar en el Acta la fecha de la próxima reunión y yo no me percaté del error al subirla al blog. La fecha correcta es el segundo jueves de cada mes, y en este de enero que estamos coincide en 8 no en 9.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lucy me gusta mucho lo que nos cuentas de la antigua Guatemala, muy interesante y las fotografías preciosas. Que bien que has podido disfrutar esa visita. Gacis por hacernosun poco participes. Un abrazo

    ResponderEliminar