BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA DE ILLESCAS

BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA TERTULIA
Navega por ella y déjanos tu comentario.
No te cortes y dinos si algo no te gusta.
No nos molestan las críticas constructivas.

martes, 27 de octubre de 2020

INSULSO DECIMO ANIVERSARIO

Sin la anormal y caótica situación en la que estamos inmersos, hoy habríamos celebrado nuestra Tertulia Radiofónica del mes de Octubre, y buena parte de ella habría girado alrededor de la celebrada un lejano jueves 26 de Octubre del año 2010.

Accedí a la entrada del blog de esa fecha, titulada LA TERTULIA DE NUEVO EN LA RADIO, y para mi sorpresa había desaparecido la grabación correspondiente. Supongo que en aquellas fechas usaría algún hosting gratuíto temporal, y pasado ese período sin activar la versión de pago, lo habrán eliminado como he detectado ha ocurrido con otras grabaciones.

Como afortunadamente tengo archivados todos los audios, y tengo disponibilidad de tiempo para dar y tomar, iré viendo las grabaciones borradas y por medio del magnífico servidor iVox las iré reemplazando. Sin prisas, pero sin pausa.

De momento, y como conmemoración del DECIMO ANIVERSARIO de nuestra Tertulia Radiofónica, incorporo a esta Entrada la grabación de la que fue la PRIMERA.


martes, 20 de octubre de 2020

"EL GRECO POR ILLESCAS" - EXPOSICIÓN EN EL PRADO


Supongo habréis visto en las televisiones la noticia del Museo del Prado inaugurando una exposición que ha titulado "El Greco por Illescas". De inmediato llamó mi atención la noticia, y supuse que habría alguna publicación más completa en los medios impresos sobre el acontecimiento, así que indagando por la red llegué a una página del Museo del Prado, de la que he extraído el artículo para que, dado lo mucho que nos afecta, quede guardado en nuestro blog y en nuestro archivo en la nube, y más adelante, si La Tertulia se reactiva, se imprimirá y guardará en nuestra Biblioteca departamento Rincón de La Tertulia.

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Unas obras de acondicionamiento han permitido que el Museo Nacional del Prado se convierta en anfitrión de las cinco pinturas del Greco que se conservan en el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad de Illescas (Toledo).

El Prado, con el apoyo de FUNCAVE, el patrocinio de la Fundación Amigos del Museo del Prado y la colaboración de la Comunidad de Madrid, puede ofrecer así a sus visitantes la oportunidad extraordinaria de contemplar en la sala 9 B, hasta el próximo 28 de febrero de 2021, el fundamental conjunto de pinturas realizadas por el Greco para este templo, entre 1600 y 1605, junto a las telas del retablo mayor del Colegio de Doña María de Aragón (1597/1600), conservadas en el Prado.

Se trata de una ocasión única para cotejar dos conjuntos esenciales de la producción final del pintor, caracterizada por el completo desinterés por las convenciones espaciales, el uso de modelos alargados y llameantes, creados con pinceladas cada vez más deshechas y vibrantes, un cromatismo reducido y una iluminación relampagueante.

Se trata de cinco obras de extraordinaria calidad que el Greco realizó para uno de los espacios religiosos más notables de Toledo: el Hospital de Misericordia y Beneficencia de Illescas (conocido como Hospital de Caridad), donde se custodia una pequeña imagen mariana (la Virgen de la Caridad) de gran devoción popular. El conjunto del Hospital, promovido por el Cardenal Cisneros en 1500 como centro de caridad y misericordia, comprende una ermita que fue concebida para atender las necesidades de la villa de Illescas y de los peregrinos que llegaran a ella.

El primero de los lienzos realizados por el Greco para el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad es el que representa a San Ildefonso, una composición donde el cretense propició una novedosa representación del santo, un retrato cercano y emotivo donde el personaje aparece sentado delante de su escritorio, trabajando en la escritura de un texto bajo la inspiración de la imagen de la Virgen de la Caridad. El Greco le inscribe por sus rasgos, indumentaria y por el espacio de representación en el ambiente contemporáneo, hacia 1600. Tres años después, el Greco y su hijo Jorge Manuel recibieron el encargo de decorar la capilla mayor de la iglesia del hospital, donde se alberga la citada talla de la Virgen, que se sustanció en cuatro lienzos de diferentes tamaños y formatos, pensados para glorificar a la Virgen y que se colocarían en lo alto de esa capilla.

Estos lienzos fueron realizados poco tiempo después de concluir el Greco su único encargo documentado en Madrid, el retablo del Colegio de Doña María de Aragón (1597-1600), conjunto del que el Prado cuenta con cinco lienzos y que inicia, junto con las telas de Illescas, el que será el estilo final del Greco. A mediados de 1603, el Greco se comprometió con el arzobispado de Toledo a realizar el retablo mayor de la iglesia del Hospital, un edificio concluido poco antes con el fin de dar digno cobijo a la Virgen de la Caridad, una imagen de gran devoción y fama de milagrera.

San Ildefonso

San Ildefonso
El Greco
Óleo sobre lienzo. h. 1600

Fue uno de los santos más venerados y representados de Toledo, donde fue obispo entre 657 y 667. Escribió un tratado en defensa de la virginidad de María. Se considera además que fue dueño de la talla de la Virgen de la Caridad. Los dos hechos están presentes en esta original obra que el Greco convirtió en una realidad cercana y palpable que acontecía en la misma época del encargo. La técnica fluida y llena de matices, así como el contenido cromatismo hacen de esta pintura una de las más refinadas del Greco en esas fechas.

La Virgen de La Caridad

La Virgen de la Caridad
El Greco 
Óleo sobre lienzo. 1603-1605

El Greco recuperó una iconografía medieval para representar a la Virgen como protectora de los fieles, seis caballeros vestidos según la moda del momento. El de la derecha se ha identificado con Jorge Manuel, hijo del pintor, que también firmó el encargo y que tal vez participó en esta pintura, de tratamiento más esquemático. Estas figuras fueron criticadas por los administradores del Hospital, que las consideraron inapropiadas. En 1902 el lienzo se amplió y se trasladó a uno de los altares laterales.

La Anunciación de La Virgen

La Anunciación
El Greco
Óleo sobre lienzo, 1603.1605

Tras la irrupción de san Gabriel en la habitación de María, esta aparece aceptando sumisa ser madre del Hijo de Dios, bajo la presencia del Espíritu Santo, la blanca paloma. Los gestos perfectamente codificados de manos y brazos, así como los modelos humanos y el estilo pictórico, prolongan lo desarrollado por el Greco en el Retablo de Doña María de Aragón, conservado en el Prado. Sin embargo, no aparecen los habituales angelillos, y las únicas referencias escénicas son el atril y el jarrón con azucenas, símbolo de la virginidad mariana.

La Natividad

La Natividad
El Greco
Óleo sobre lienzo. 1603-05

El Greco adapta las figuras de la Virgen y san José a la forma circular de la tela, pensada para verse en el lado de la Epístola, a la derecha del espectador según mira de frente a la capilla mayor. El formato y la altura a la que debía ser vista la obra explican la disposición sinuosa de las figuras. El Greco sumergió la escena en un poético escenario nocturno, convirtiendo al Niño en un foco irradiador de luz. Además, incluyó las cabezas de la mula (detrás de María) y el buey, situado en primer término, en marcado escorzo.

La coronación de la Virgen


La coronación de la Virgen
El Greco

Procesos biológicos, químicos e históricos en los Grecos de Illescas

Las obras del Greco pintadas para el Santuario de la Caridad de Illescas fueron resguardadas en el contexto de la Guerra Civil en la caja fuerte del Banco de España, donde debido a la fuerte humedad, sufrieron grandes alteraciones en su soporte, pigmentos y barnices.

La exposición que muestra el Museo Nacional del Prado de estas obras del Greco es la ocasión perfecta para profundizar en estos procesos científicos, sobre todo biológicos y químicos vinculados a la conservación de la obra de arte.

Uno de los objetivos de este curso es dar herramientas a los docentes para que puedan profundizar en el conocimiento de la relación entre determinados estudios del ámbito de la ciencia y el arte. Esta aproximación, desde el estudio directo de la obra y la práctica, permitirá que los docentes puedan ampliar las expectativas de desarrollo profesional en los estudiantes, no solamente del ámbito de las humanidades sino también despertar vocaciones en aquellos más interesados en las disciplinas científicas.

TEXTO E IMÁGENES:
museodelprado.es/multimedia

  Illescas, Octubre de 2020     




viernes, 16 de octubre de 2020

“NUESTRAS BODAS DE PLATA”

 De momento hemos llegado hasta aquí. Esperemos que el maldito bicho nos permita reanudar nuestra actividad presencial tanto en el Hotel Real como en nuestra emisora.



sábado, 10 de octubre de 2020

EGIPTO PRESENTÓ AL MUNDO LOS 59 SARCÓFAGOS DESCUBIERTOS CON MOMIAS INTACTAS EN SU INTERIOR

Tropecé el pasado día 3 con este interesante artículo y dado que en nuestra Tertulia siempre ha despertado gran interés la Arqueología (Sobre todo a Felipe y a Prieto), he decidio subirlo por su rabiosa actualidad en contraste con lo lejos que nos queda su origen.

* * * * * * * * * * * 
Los ataúdes fueron encontrados en tres pozos de la necrópolis de Saqqara, cerca de la famosa pirámide del rey Djoser, en muy buenas condiciones. Se exhibirán en el Gran Museo Egipcio, que se construirá junto a las pirámides de Giza.

Después de meses de parón por la pandemia del coronavirus, Egipto ha presentado este sábado el primer descubrimiento de envergadura de los pasados meses: 59 sarcófagos de madera en perfectas condiciones con sus momias, que datan de 2.600 años atrás. La pandemia del COVID-19 no ha desalentado las ambiciones arqueológicas de Egipto y, tras dos meses de excavaciones, el país de los faraones ha anunciado a bombo y platillo el descubrimiento de un total de 59 ataúdes de madera, con sus momias intactas.

Los sarcófagos que tienen alrededor de 2500 años de antigüedad se ven dentro del sitio de entierro recientemente descubierto cerca de la necrópolis Saqqara de Egipto, en Giza
Junto a la pirámide de Zoser, considerada la más antigua de la historia y que fue reabierta a principios del pasado mes de marzo, los ataúdes y momias fueron presentados al público en un evento al que acudieron 43 embajadores y más de 200 periodistas de todo el mundo.
Los sarcófagos fueron exhibidos y uno fue abierto ante la prensa para mostrar la momia de su interior.
Uno de los sarcófagos en el cementerio recién descubierto
Una de las tumbas descubiertas a 30 kilómetros de El Cairo 
El ministro de Turismo y Antigüedades, Jaled al Anani, encabezó la ceremonia
Uno de los sarcófagos fue abierto por primera vez frente a la prensa
Unos 200 periodistas de todo el mundo presenciaron la apertura de un sarcófago de más de 2600 años de antigüedad.
Las excavaciones de esta misión egipcia en la necrópolis de Sakkara empezaron en abril de 2018
La tumba, una sepultura vertical de más de 11 metros de profundidad, contiene “más sarcófagos” 
La estatuilla de bronce tallada del dios Nefertum con incrustaciones de piedras preciosas 
Expertos afirman que todas las momias pertenecen a altos sacerdotes y oficiales del Antiguo Egipto que vivieron en la antigua capital de Memfis
La Pirámide de Sakkara se ve en Giza, Egipto, en una foto del 3 de octubre de 2020

3 de Octubre de 2020
(Con información de EFE y AP. Fotos de Reuters, EFE y AFP)

                                                                                                                         llescas, Octubre de 2020
                                                                                                                         




viernes, 9 de octubre de 2020

UN RUEGO A LOS VISITANTES DEL BLOG

Como digo en el título de la entrada, transmito un ruego a quienes leeis los artículos del blog. Vengo observando una cantidad de visitas que no catalogaría como abrumadora, pero si que es bastante numerosa para tratarse de un blog carente de cotilleos, pero dichas visitas me han despertado desde siempre una gran duda por no saber quienes sois los visitantes.

No pretendo que os identifiquéis nadie, pero si me encantaría como he manifestado alguna vez desde aquí, saber si pertenecéis a La Tertulia que dio origen a este Blog, o sois ajenos a la misma.

Este es el ruego: Dejad algún breve comentario cuando entréis aclarándome ese punto, por favor.

Os lo ruega: Juan Bailón.

martes, 6 de octubre de 2020

JUAN DE AUSTRIA TRAS MORIR, FUE TROCEADO PARA TRAERLO A ESPAÑA

Recibí a principio de mes este curioso e interesante artículo de la publicación Curistoria, y durante el proceso de adaptación para subirlo al blog, tropecé con este similar publicado por ABC un año antes. De este último muestro aquí solamente el titular y la definición, decidiéndome por subir la publicación de Curistoria.

(ABC 2 Oct 19)
El triste destino de los restos de Don Juan de Austria, el héroe de Lepanto vencido por una hemorroide
Aunque su tumba está cubierta hoy por una estatua yacente de singular belleza que representa al finado ataviado con armadura, pocos saben que el cadáver del hijo de Carlos V tuvo que ser troceado para llevarlo a España tras su inesperada y poco decorosa muerte el 1 de octubre de 1578.
Juan de Austria es uno de esos mitos de la historia de España del que se cuentan mil hazañas. Era hijo ilegítimo de Carlos V (que tuvo casi tantos hijos dentro como fuera del matrimonio) y hermanastro, por tanto, de Felipe II. El padre lo llevó a ser un miembro destacado de la corte y destacó como militar y gobernante. No se sabe exactamente en qué año nació, pero sí se conoce la fecha exacta de la muerte. Fue el 1 de octubre de 1578, es decir, hoy hace 442 años. Y también se sabe que Juan de Austria fue troceado tras morir para traerlo a España.

Murió joven, con poco más de 30 años, pero consumido por la enfermedad

En 1576 fue nombrado Gobernador de los Países Bajos, cuya situación era cualquier cosa menos tranquila. Para cruzar Francia sin llamar mucho la atención, hizo el viaje a caballo disfrazado de mercader. Tanto caballo agravó su problema de hemorroides, que sangraban y dolían, al parecer, sin descanso.

Aquel tiempo que pasó en Flandes no le trajeron mejora a sus males y, como decíamos, el 1 de octubre de 1576 murió. De nada habían servido todos los remedios que habían puesto en práctica ni la atención de un médico que envió Alejandro Farnesio. Es más, tratando de curarle, le sajaron las hemorroides y ya la hemorragia fue ya incontenible. En unas horas entregó su alma al creador, como escribió el que había sido su médico en Lepanto, que no estaba con él en aquellos momentos.

Las hemorroides era lo más palpable, pero otras enfermedades y fiebres también le atormentaban. Hasta se habla de un posible envenenamiento. Se embalsamó el cuerpo y se le puso una armadura y una corona, además del toisón de oro. Lo llevaron a Namur y allí lo enterraron, en la catedral. Ya sabían entonces que era algo temporal porque Juan de Austria había pedido a su hermano, Felipe II, ser enterrado junto al padre de los dos, Carlos V.

Un tiempo más tarde, por fin llegó a Flandes la orden de Felipe II de transportar los restos de Juan de Austria a España. Se pidió un permiso al rey de Francia para que un grupo de soldados, unos 70, cruzaran su país para ir de Flandes a España. No se dijo que llevarían el cadáver de Juan de Austria para evitar cortejos, paradas, actos solemnes y, quizás, desprecios y ultrajes al cuerpo del hermano del rey español.

Para facilitar el viaje, el cuerpo de Juan de Austria fue troceado en tres partes. Un parte hasta el cabo de la espina, esto es, el fin de la espalda. Otra parte hasta las rodillas y, por último, el resto. Se metió cada parte en un saco de cuero y se metieron en un baúl forrado de terciopelo. Simulaba ser el equipaje personal de uno de los soldados.

En marzo de 1579 partió el cortejo. Pasaron por París y Nantes antes de embarcar hasta Santander. De allí, a San Lorenzo, a El Escorial, a donde llegó en mayo. Al llegar a España se recompuso el cuerpo como se pudo, cosiendo las partes con hilo de cobre. Luego se le puso una armadura, una capa y se veló el cuerpo.

Por si todo esto fuera poco, no lo enterraron de inmediato, sino que todavía invirtieron tiempo en pasear, hacer un cortejo con cientos de soldados a caballo y hacerle honores. En resumen, el viaje por España hasta su tumba final se llevó también unos días.

Es cierto que su tumba, en San Lorenzo de El Escorial, es espectacular. Allí está también su padre, como él quería. Y también Felipe II. Corta vida tubo Jeromín, pero intensa.



Fuente: Roncos tambores, de Fernando Martínez Laínez

                                                                                                                    Illescas, Octubre de 2020
                                                                                                                              



 

viernes, 28 de agosto de 2020

TIRANDO DE ARCHIVOS (3)

VIRIATO, HÉROE DE HISPANIA

Para subir este artículo, me animó además de la épica historia del personaje, la acumulación de recuerdos de mi niñez relacionados con el monumento erigido a Él existente en Zamora, obra del famoso escultor zamorano nacido en Moraleja del vino Eduardo Barrón, quien fue conservador de la sección de escultura del Museo del Prado.

La robusta valla que cerca el monumento ha resistido hasta hoy los infinitos "asaltos" que multitud de chavales hacíamos hasta el interior, y una vez dentro disputábamos ubicarnos en la cabeza de ese enorme carnero-ariete. Ví el monumento hace unos 5 años, y comprobé que la cabeza ha recuperado el típico color del bronce viejo, y no el bronce brillante que tenia en aquella época a base de frotar nuestros brazos, piernas y posaderas en las luchas por sentarnos entre la monumental cornamenta.

Viriato, héroe de Hispania, terror de Roma

Viriato fue el líder lusitano que se enfrentó a las legiones romanas que pretendían la conquista de Hispania. Se le consideró la “pesadilla de Roma”. La mayoría de las fuentes romanas, como las de Titio Livio, nos hablan de que Viriato fue pastor y cazador, y que se convirtió después a guerrero.

Otras fuentes, en cambio, nos dicen que era un soldado que ocupaba los altos cargos lusitanos. Según Apiano, Viriato fue un líder nato; el de capacidad mayor para gobernar de entre los bárbaros.

Viriato, el origen de la pesadilla de Roma

Su nacimiento nos es desconocido, debido a la escasa información recibida. Algunos autores están convencidos de que nació en la Beturia, un territorio situado entre los cursos de agua del Guadiana y el Guadalquivir al suroeste de la Península.

También se ha hablado de que su origen pudo estar entre los ríos Ebro y Tajo como así dijo Anselmo Arenas López, historiador del siglo pasado, que lo relacionó erróneamente con la tribu de los lusones cuando en realidad habría que situarle con la tribu lusitana.

Adolf Schulten le situó en la Portugal actual, debido a la presencia de lugares que utilizó durante sus enfrentamientos contra el poder romano. Hay otros autores que lo han situado en Valencia, o incluso que no fuese lusitano, sino céltico.

La rebeldía Lusitana

Las penurias sufridas por la tribu lusitana ante la tiranía de Galba, provocaron la cólera de Viriato, que se alzó en armas hacia Turdetania. Allí, fueron acorralados por el pretor Vertilio, que les ofreció firmar la paz. Las tropas lusitanos escaparon, y consiguieron causar miles de bajas, incluso la muerte del pretor en el río Barbesuda.
Guerreros Íberos acechando a los romanos

Posteriormente saquearon la Carpetania venciendo a las tropas de Gayo Plaucio, nutriéndose de víveres que escaseaban en el pueblo lusitano por el yugo de Roma. Viriato continuó sus ataques, venciendo a los ejércitos romanos de Claudio Unimano, gobernador de la Citerior.

En el año 144 a.C. Fabio Máximo, cónsul romano, obligó a que las tropas lusitanas se retirasen. Frontino escribió lo siguiente:

“Viriato, que de ser un bandido se convirtió en líder de los celtíberos, en una ocasión, mientras pretendía retirarse frente a la caballería enemiga, les condujo a un lugar plagado de huecos en el suelo. Allí, mientras él cabalgaba siguiendo un camino que conocía bien, los romanos, desconocedores del terreno, se hundieron en la ciénaga y murieron.”

Viriato no se rindió y organizó nuevos ataques en los que conquistó la ciudad de Tucci y la región de Bastetania. Los lusitanos y los vetones fueron ayudados por arévacos, bellos y tittos. La alianza con los pueblos hispánicos desencadenó la tercera guerra celtíbera.

En una de sus batallas en las que resultó victorioso contra Claudio Unimano cerca de Ourique, Viriato cogió estandartes romanos y los colocó en las montañas. Un hecho que para él fue trofeo de guerra, pero para Roma era un insulto en toda regla. Los lusitanos pasaron a controlar gran parte de la Ulterior y todo el sur de la Citerior.

El poder de Roma

Pero la suerte de Viriato se volvió en su contra cuando Roma acabó su guerra contra Cartago. Ahora podían mandar más tropas para combatir en Hispania. Fabio Máximo Emiliano fue el encargado de sustituir al derrotado Cayo Plaucio por sus constantes derrotas militares.

Se instaló en la ciudad de Orsona para dirigir sus estrategias de ataque. La llegada de Quinto Fabio Máximo Serviliano, junto a miles de soldados de infantería y caballería romana, a las que se añadieron tropas provenientes de Cartago como jinetes y elefantes, provocó la reconquista de Tucci y la huida de Viriato hacia Lusitania.

Pero en Erisana, Viriato cercó a las tropas de Serviliano, al que obligó a firmar la paz en el 140 a.C. y a reconocer la dependencia lusitana. Los romanos accedieron y le reconocieron como dux (jefe) del pueblo lusitano. También le otorgaron el título de “amigo del pueblo romano”. Aquel pacto lo llamaron el foedus. Pero en Roma el foedus no estuvo bien visto por algunos generales, que lo consideraron una ofensa a su poder.

Serviliano fue sustituido por su hermano Quinto Servilio Cepión. Con el permiso del senado reanudó la guerra con la intención de poner fin a la rebeldía de Viriato y sus pueblos aliados. Viriato se vio obligado a abandonar Erisana hacia la Carpetania, pero las constantes guerras contra los generales romanos le obligaron a un nuevo intento de pacto para firmar la paz con Cepión en el 139 a.C, pero el senado romano no quiso ratificarlo.

La traición

Apiano nos cuenta que Cepión prometió riquezas, tierras y poder a tres de los hombres de Viriato, a cambio de dar muerte a su líder. Según cuenta la leyenda, Áudax, Minuros y Ditalcos, asesinaron a Viriato mientras dormía, clavándole un puñal en la garganta. Murió en el 139 a.C. 

Los asesinos volvieron al campamento romano de Cepión, dispuestos a cobrar su recompensa. Sin embargo la respuesta de Cepión fue tajante y contundente: 

«Roma traditoribus non praemiat» «(Roma no paga a traidores)»
 La muerte a traición de Viriato

No obstante los historiadores posteriores aseguran que aquella frase pudo añadirse más tarde, con el fin de mostrar que los romanos no habrían permitido que su rival hubiese muerto a manos de sus propios hombres y mucho menos pagasen por ello. Viriato recibió un digno funeral. Su muerte fue el fin de resistencia lusitana en Hispania. Su sucesor, Táutalo, firmó la paz con Cepión tras sus intentos sofocados de querer conquistar Sagunto y el valle del Betis.

Viriato, la primera victoria

Viriato consiguió su primera victoria contra los romanos en 147 a.C. Cuando Roma, durante la Segunda Guerra Púnica contra Cartago, decidió conquistar Hispania, poco podía imaginarse que iba a tardar 200 años en hacerse completamente con ese territorio, librando innumerables y fieras batallas e incurriendo en ignominiosas traiciones.

Una de esas traiciones fue la que empujó a Viriato a la rebelión. En 185 a.C. tras años de guerra contra los Lusitanos, unos 30.000 de ellos acudieron pacíficamente a ver al Pretor Servio Sulpicio Galba animados por su promesa de tierras fértiles para establecerse, cultivarlas y habitarlas con sus familias, bajo la protección de Roma, con la única condición de permanecer leales a Roma.

Sin embargo el pretor mató a la mayoría, entre 9.000 y 10.000, y al resto los mandó como esclavos a la Galia. Entre los pocos que pudieron escapar estaba Viriato.

En 147 a.C., Viriato, que ya había conseguido gran fama entre los Lusitanos con sus acciones de guerrilla, se puso al frente de 6.000 guerreros para incursionar Turdetania.

Lo curioso es que los romanos consiguieron cercarlos, y les ofrecieron la paz, pero Viriato, con razón, desconfió de la palabra de los romanos y rechazó su oferta.

"Dispuso a sus tropas en línea de batalla como si pretendiera combatir, pero les dio órdenes de dispersarse tan pronto como montara a su caballo, alejándose de la ciudad de Tribola por distintas rutas, y le esperaran allí. (…) eligió a mil hombres de su confianza y combatió todo el día a los romanos, atacando y retrocediendo gracias a sus rápidos caballos. Tan pronto como conjeturó que su ejército se hallaba a suficiente distancia y a salvo, huyó, salvando así a sus hombres de una situación desesperada".
Apiano, Guerras Extranjeras, «Guerras en Hispania».


Tras huir del cerco y haciendo uso de sus tácticas guerrilleras a gran escala, Viriato emboscó a las tropas de Cayo Vetilio en el desfiladero del río Barbesuda.

Vetilio disponía de 16.000 legionarios con caballería, 4 legiones en total, pero Viriato conocía el terreno, y usándose a sí mismo como cebo, los condujo al desfiladero, donde sus hombres habían cavado zanjas ocultas con ramas, que se tragaban aquí y allá a la caballería romana, mientras los hostigaban con bolas de fuego arrojadizas causándoles 4.000 bajas, entre ellas la del mismo Cayo Vetilio. Esta victoria abrió las puertas de Carpetania, y abrió un período de grandes victorias para Viriato.

Viriato 29/07/2016
                                                                     Illescas Agosto de 2020
                                                                                         
                                                                                                
                                                                      
 

lunes, 10 de agosto de 2020

TIRANDO DE ARCHIVOS (2)



Como manifesté en la entrada del pasado día 3, hoy subo otra de las curiosas publicaciones que en su día archivé.

Las ortigas y su uso textil en la primera guerra mundial

El póster anterior pertenece a la propaganda alemana de la Primera Guerra Mundial, y dice:

¡Recoge ortigas! ¡Si quieres ropa e hilo!

Sí, ortigas, esa planta que al contacto con la piel nos fastidia el día. Pues bien, Alemania tuvo problemas con el abastecimiento de algodón durante la primera guerra mundial y se vió obligada a recurrir a materiales alternativos.

Mezclada con algodón, la ortiga daba lugar a una tela que era lo suficientemente nueva para producir uniformes. Como pedía el poster, la producción se elevó durante aquel tiempo y en 1916 casi se alcanzaron los 3 millones de kilos cultivados. Frente al algodón, la ortiga necesita menos agua, es más resistente a los climas duros y necesita menos cuidados.

En 1917 los británicos analizaron las telas alemanas y se llevaron una mayúscula sorpresa al comprobar la materia prima que estaban utilizando, aunque en realidad la ortiga llevaba ya siglos siendo utilizada con fines diferentes.

Lo cierto es que esos pequeños hilos, más bien agujas, que hacen que la ortiga provoque urticaria, no llegan a la tela y por tanto, debidamente tratada, no hay problema para usarla en vestuarios, aunque solo el pensarlo, provoque sensación de picores en la piel.

              Fuente e imagen:

          


                                                      Illescas, Agosto de 2020                  

        

                                              



lunes, 3 de agosto de 2020

EN LA PANDEMIA, TIRANDO DE ARCHIVOS

La anormal situación que nos ha provocado la indeseada presencia del Cobid-19, ha afectado, como es lógico, también a nuestra Tertulia, por lo que llevamos desde el pasado mes de Febrero sin celebrar ninguna de nuestras habituales reuniones de café ni tampoco radiofónicas.
Personalmente, pretendo al menos mantener vivo el blog, y si como hasta ahora, sigo detectando visitas, seguiré haciéndolo hasta que el "cuerpo aguante", pues desgraciadamente no vislumbro relevo en este cometido. Es más, tampoco me atrevo  a asegurar la continuidad de "La Tertulia de Illescas Paco Romo".

En esta ocasión, al carecer de Actas o resúmenes de nuestra actividad, me he decidido a subir un popurrí de documentos alojados en mis archivos, provenientes de las revistas Curistoria y Revista de Historia, que en su momento despertaron mi interés por curiosos además de históricos.

Las Médulas, el oro de Hispania

Las Médulas son el entorno paisajístico resultante de la antigua explotación minera de oro romana. Este entorno está situado cerca de la localidad homónima, en la comarca de El Bierzo, provincia de León, y está considerada la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio romano     

                                                                     


Llegada de los romanos

Los romanos llegaron a Las Médulas de la mano de Octavio Augusto entre el 26 y el 19 AC, y aunque los indígenas prerromanos ya habían explotado el yacimiento, fueron los romanos los que convirtieron la zona en la mayor mina de oro a cielo abierto del Imperio.

El mismísimo Plinio el Viejo fue en su juventud administrador de las minas, y gracias a él sabemos que se extraían al año 20.000 libras de oro, lo que, teniendo en cuenta los 250 años de explotación, daría 5.000.000 de libras de oro, es decir, 1.635.000 kg. La fuerza de trabajo también era enorme. Plinio habla de 60.000 obreros manumitidos, en tal lamentable condición de trabajo que el propio Plinio dice:

«Es menos temerario buscar perlas y púrpura en el fondo del mar que sacar oro de estas tierras»

Ruina Montium, el origen del paisaje de las Médulas

Gracias a que el entorno proveía de todo lo necesario, los romanos canalizaron el agua de los riachuelos, embalsándola en la parte superior de la explotación.

Luego, horadaban la montaña con galerías de gran pendiente, y soltaban el agua a través de ellas. La fuerza del agua deshacía la montaña y arrastraba las tierras auríferas hasta los lavaderos.

Las Médulas, Ruina Montium

Uno de los ingeniosos métodos romanos de captación de agua, partía desde la falda noreste del monte Teleno, nada menos que desde una altitud de 2000 metros.

Allí los romanos acumulaban la nieve que más tarde, ya convertida en agua, llegaba al río Cabo, que a su vez alimentaba los siete canales que, bordeando la montaña, llegaban a los estanques de la explotación.

.                                                                  

Las Médulas, esquema de extracción

Estos canales, cuya longitud se estima en unos 300 kilómetros, tienen una pendiente de entre el 0.6 y el 1 %. El ancho es de 1.28 metros, excepto en las curvas, de 1.60, y su profundidad es de 90 centímetros. La construcción de estos canales, que en algunos tramos discurren bajo la roca en forma de túnel, fue, con diferencia, la obra más difícil y costosa de la explotación, y se puede decir que el sistema hidráulico de las Médulas, es el más espectacular de los conocidos, por la cantidad de agua utilizada y la longitud y el gran número de ramificaciones de sus canales.

Los trabajos de explotación romanos para la extracción del mineral de oro, supusieron una tremenda alteración del medio ambiente de la zona, y dejaron un paisaje de arenas rojizas, que se cubrió con verde vegetación de castaños y robles con el paso del tiempo, hasta el punto que hoy en día tiene la consideración de “Paisaje Cultural”, siendo declarado “Bien de Interés Cultural” en 1996 por su interés arqueológico y “Monumento Natural” en 2002, así como Patrimonio de la Humanidad (UNESCO 1997).


Las Médulas 22/01/2015

                                                               Illescas, Julio de 2020

                                                                                                       




                                                             

sábado, 18 de julio de 2020

HISTORIA DE LA SALVE MARINERA, Himno de la Armada

UNA CANCIÓN QUE EMPEZÓ A CANTAR MUESTRA ARMADA EN FERROL, EN 1872


Dentro del rico repertorio musical que tiene la Armada Española ocupa un lugar destacado el himno que cantan nuestros marinos a su patrona, la Virgen del Carmen.


El poema «Stella Maris» de Lope de Vega en el Siglo de Oro


Siendo hoy 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen, es una buena ocasión para bucear en la historia de este bello himno, cuyo antecedente lo podemos encontrar en el poema "Stella Maris" de Lope de Vega (1562), que comenzaba así.

                                   “Salve, del mar Estrella,
                                    Salve, Madre sagrada
                                    De Dios y siempre Virgen,
                                    Puerta del cielo santa”.


El origen de la «Salve Marinera»: una zarzuela de Cristóbal Oudrid

En su “Historia de la música militar española y uniformes” (1997), Ricardo Fernández de Latorre señalaba que el 21 de diciembre de 1870 el compositor extremeño Cristóbal Oudrid y Segura (1825-1877) estrenó en el teatro madrileño de la Zarzuela una obra titulada “El molinero de Subiza”, con textos del gaditano Luis de Eguilaz. El nombre del compositor extremeño -que desde 1825 era director de la banda de música de las Milicias Nacionales- ya se había popularizado por aquel entonces, puesto que en 1848 Oudrid ya había compuesto la pieza que le hizo más famoso: la fantasía militar titulada “El Sitio de Zaragoza”, que podéis escuchar aquí interpretado por la banda de música de la Escuela Naval Militar de Marín:

                       

En “El molinero de Subiza”, una zarzuela ambientada en la Navarra del siglo XIV, se incluía una procesión en la que se cantaba un himno que empezaba originalmente así, según explica la web de la Diócesis de Málaga:

                                          “Salve, Estrella de los cielos 
                                            Virgen de sin par belleza. 
                                            Salve, fuente de pureza 
                                            llama del divino ardor”.

Fernández de Latorre explica que dos años después de su estreno en Madrid, la zarzuela de Oudrid se estrenó en Ferrol: “los alumnos de la fragata-escuela “Asturias”, tras presenciar una representación de la obra, deciden adoptar la “Salve”, que interpretarán tras la Misa que se oficiaba en la escuela naval flotante los domingos y fiestas religiosas. Los demás buques fondeados en la ría, imitan a los guardiamarinas, y la “Salve” se extiende, más tarde, a todas las unidades de la Armada española”.


La proclamación de la Virgen del Carmen como patrona de la Armada en 1901

La propagación de ese himno hace casi siglo y medio da una idea del gran fervor que sentía nuestra Marina hacia la Virgen del Carmen. Unas décadas más tarde esa devoción se hizo oficial. Según indica el Portal de Cultura de Defensa, “el 19 de abril de 1901, fecha en la que la Reina Regente, Doña Maria Cristina de Habsburgo y el Ministro de Marina Don Cristóbal Colón de la Cerda, Duque de Veragua, refrendaban con sus firmas la Real Orden por la cual se proclamaba, de manera definitiva, a la Santísima Virgen del Carmen Patrona de la Marina de guerra.

La actual versión del himno a la patrona de la Armada

Según explica la Real Academia de Historia, en 1942, el Ministerio de Marina encargó al director músico Camilo Pérez Monllor, de la Infantería de Marina, “un trabajo de investigación sobre los cantos de la Armada, en el Museo Naval, de cuya sección fue nombrado jefe. En esta etapa llevó a cabo la revisión de la Salve Marinera, de C. Oudrid y la instrumentación oficial de las músicas de la Marina de Guerra.” Más adelante, la letra fue adaptada por Mariano Méndez Vigo, quedando así:

                                            “¡Salve! Estrella de los mares, 
                                              de los mares iris, de eterna ventura. 
                                             ¡Salve, oh Fénix de hermosura! 
                                             Madre del Divino Amor.
                                             De tu pueblo, a los pesares 
                                             tu clemencia dé consuelo. 
                                             Fervoroso llegue al cielo
                                             y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor. 
                                             ¡Salve, salve, Estrella de los mares! 
                                             ¡Salve, Estrella de los mares! 
                                             Sí, fervoroso llegue al cielo, 
                                             y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor. 
                                             ¡Salve, salve, Estrella de los mares, 
                                             Estrella de los mares! 
                                            ¡Salve! ¡Salve! ¡Salve! ¡Salve!”

Podéis escuchar aquí este himno interpretado por el Coro de la Catedral de Tuy, acompañado por la banda de música de la Escuela Naval Militar de Marín, al final de la procesión de San Telmo, patrono de los marineros, en Tuy (Pontevedra) el 4 de abril de 2016:

                     
Un momento especialmente bonito relacionado con esta canción fue cuando los guardiamarinas de la Escuela Naval Militar le cantaron la “Salve Marinera” al Papa Benedicto XV I en su visita a Santiago de Compostela en 2010

                   
Aprovecho para felicitar a todos los miembros de nuestra Armada y a toda la gente del mar por el día de su patrona. ¡Viva la Virgen del Carmen! ¡Viva la Armada Española! 

    Fuente:
                                                                                                      Illescas, Julio de 2020